sábado, 19 de mayo de 2012

ENTREVISTA: NATALIA RODRÍGUEZ




El día que cumplió 20 años, Natalia Rodríguez recibió tantos mensajes de cariño como de indignación. Todo porque la fecha coincidió con el primer beso de Michelle, su personaje en 'Los protegidos', con Culebra (Luis Fernández).

-¿De verdad ha habido tanto revuelo? 
-Tengo el twitter revolucionado, ¡las fans de Culebra y Sandra [Ana Fernández] me quieren linchar! Pero es lógico, es que hasta yo odio a Michelle. Había días que volvía a casa llorando después de la grabación. Date cuenta de que además soy muy amiga de Ana, y era duro pasarme el día fastidiándola…


-¿Michelle no tiene corazón? 
-Sí… Pero se siente tan sola como el resto de los niños con poderes. Dará un cambio radical y jugará con su doble cara más nunca, nadie sabrá de qué lado está.


-Define lo tuyo con Culebra. 
-Algo entre el amor, el odio y los celos… Un poco de todo.


-¿Decepcionará a Madre (Marta Calvó)? 
-Falta la traca final de los malos, malísimos. En su relación con Madre habrá un punto de inflexión que afectará a la trama con Culebra. Y a Martín [Javier Mora] lo desprecia porque no le gustan nada sus normas.  


-¿Disfrutas con el papel de mala?
-Nunca lo había hecho y da mucho juego. La serie va dirigida al público infantil y no quería hacer una villana muy psicológica, sino más de cómic, tipo las hermanas de Cenicienta.


-¿Te costó coger ese tono?
-Carros y carretas. Sobre todo porque ella es muy Culebra: aunque tenga un aspecto femenino, luego tiene ese punto masculino en el desparpajo. Va en la moto y yo les tengo pánico desde que me pegué una leche de pequeña.


-Su poder es dominar toda clase de insectos. ¿A ti te gustan? 
-¡Uf!, tengo pánico a las arañas, pero de verdad. Un día me tocó estar tirada en el campo con algunas alrededor y no se lo deseo ni a mi peor enemigo. ¡Odio los bichos! Menos mal que postproducción hace magia y no están ahí realmente, porque si no habría huido.


-Tienes pendiente de estreno del telefilme 'Tormenta'… 
-No creo que la emitan nunca porque es una apuesta muy arriesgada, sobre la violencia en los institutos. Entiendo que estén acojonados. Interpreto a Mía, la gótica introvertida.


-¿Eres una actriz vocacional? 
-Yo quería ser veterinaria, como todas las niñas, cuando los hermanos Tristán y David Ulloa recorrieron los colegios buscando a una chica para la película 'Pudor'. Me escogieron, me lo pasé pipa en el rodaje y desde entonces me inculcaron la pasión por esta profesión.


-¿Cómo te ves en el futuro? 
-Desde que vi 'La Vie en Rose' y 'El odio' quiero hacer cine francés. No me importan las fronteras. Este verano me voy a Los Ángeles a perfeccionar el inglés, a hacer cursos… A intentarlo en cualquier lado.


-¿Qué actriz te inspira? 
-Natalie Portman. La escena en que se rapa el pelo en V de Vendetta me parece sublime. ¡Ojalá pueda hacer yo algo así!


-¿Qué aficiones tienes? 
-Me gusta el reggae y la música de Elvis y Los Beatles… Y soy serieadicta total. También me encanta la jardinería… ¡y los gatos! Mucho mejor que las arañas [risas].


Con 14 años, Natalia fue seleccionada por Tristán Ulloa para la película 'Pudor', en la que interpretaba a una adolescente con problemas de identidad. En su película de debut trabajó con Celso Bugallo, Elvira Mínguez y Nancho Novo. "Ojalá pueda repetir algún día con este equipo".

Después participó en dos proyectos novedosos de Telecinco: 'El pacto' y 'La pecera de Eva'. Luego grabó 'Tormenta', miniserie que Antena 3 no se decide a estrenar.  Se cortó el pelo a lo chico y lo tiñó de negro para el filme 'El perfecto desconocido' antes de ser la rubia mala de 'Los protegidos'.





No hay comentarios:

Publicar un comentario