martes, 27 de diciembre de 2011

ENTREVISTA: MARIO MARZO


Mario Marzo une a sus 16 años pasión por la interpretación y la música, constancia en lo que hace y una sensatez muy difícil de encontrar en los jóvenes de su generación. Lucha por ser feliz con lo que hace y, de momento, parece que lo consigue. No le importa dedicar su tiempo libre a practicar con el piano, escribir poesía, componer música o estudiar los guiones. Salir con sus amigos un fin de semana es secundario y queda aplazado para las vacaciones.

¿Cómo ves esta tercera temporada?
Las incorporaciones están ayudando mucho. Me gustan los decorados, los guiones, la música. Se ha vuelto al espíritu de la primera temporada.

¿Y a tu personaje? ¿Te gustaría seguir atravesando más paredes?
Mi personaje es una gozada. Lucas es un niño muy especial. Me gustaría que tuviera más poderes. Es muy divertido tener esa posibilidad y cuando ves la serie, te das cuenta de que queda genial.

Empezaste en la serie con 14 años
Sí, empecé siendo un crío y ya ves, voy sumando años, tengo 16. Pero recuerdo que cuando entré en Los protegidos era muy niño y no había hecho nada como actor.

¿Cómo compaginas los estudios de Bachillerato, tu pasión por la música, el grupo musical…?
Cuando te gusta lo que haces y quieres ser feliz con alguna de esas cosas, lo puedes llevar muy bien. Aunque tengas que sacrificar muchas cosas. Llevo escuchando piano desde que nací y luego me ha encantado ser capaz de poder tocar ese instrumento. Mi grupo está yendo de maravilla, estamos consiguiendo grabar y hemos logrado que se oiga nuestra música. Cuando quieres que todo salga bien, no hace falta más que poner amor y empeño.

Un joven modélico, el hijo que muchos padres sueñan
No lo veo así. No tiene mucho mérito, me gusta lo que hago y es cuestión de organizarte, de aprovechar bien el tiempo. Soy como todos los demás.

Tus padres tienen que estar encantados
Por suerte, están muy orgullosos de mí. Tengo la suerte de que siempre han estado ahí, encima de lo que yo hacía, dándome la lata y la vara para que estudie, para que trabaje…

Un poco agobiante, ¿no?
De agobiante nada. Ellos nunca han querido que me agobie. Siempre me han dicho que si algo me agobia lo deje, quieren que yo sea feliz. Soy su hijo y quieren verme contento.

Así que al que le va la marcha es a ti
Me va la marcha, sí; pero en un sentido positivo. Me gusta cada una de las cosas que hago. Es más, si alguna dejara de gustarme, la dejaría. No se puede estar contento haciendo lo que no te complace.

¿Qué es lo que más te gusta de todo tu mundo artístico?
Me apasiona el piano, me vuelve loco. Es mucho trabajo, no puedes parar nunca de estudiar, pero es un instrumento muy agradecido, si estudias y practicas va solo, aunque en cuanto lo dejas un par de días no te corren bien las manos… Exige dedicación y a mí no me cuesta darle al piano toda la atención que merece.

¿Qué significa en tu vida el grupo Thinking Grey?
Yo escribo poesía…

¿Poesía también? Eres un joven muy completo
Sí, escribo desde pequeño. Me permite escribir las letras, componer. Me gusta todo lo que hago. Vengo feliz a trabajar y me voy feliz a casa.

¡Qué suerte!
Es que me apasiona todo. A la gente que le gusta lo que hace, no mira el tiempo ni el esfuerzo, es que el esfuerzo o lo que te cuesta es mucho menos cuando algo te gusta.

Sorprende tu sensatez
No es que sea sensato, es que tengo mucha suerte y tiempo para ser feliz.

Filosofías al margen. ¿Dónde ves tu futuro?
Quién sabe, nunca sabes dónde va a estar tu futuro.

¿Qué quieres ser de mayor?
Quiero ser feliz…

Eso es una utopía, ¿no te parece?
Puede que sí. Pero sé que siendo actor o músico voy a conseguir ser feliz. De momento, voy a seguir por estos dos caminos. Sé que en algún momento me tendré que decantar y me pasaré horas reflexionando para tomar una decisión. Por ahora, voy a disfrutar de las dos actividades.

¿Tienes tiempo para disfrutar de tu vida personal?
No suelo salir mucho. Para mí los fines de semana no suelen ser como para muchos otros jóvenes, cuando digo esto a la gente se sorprende…

No me extraña
Mi tiempo libre y feliz es cuando me siento y estudio piano, escribo una poesía o estudio los guiones para la grabación del lunes… El salir está condicionado por estas actividades. Cuando tenga vacaciones y no tenga instituto ni grabaciones, sí podré salir; mientras tanto estoy ocupado haciendo lo que me gusta. Me lo paso igual de bien componiendo o grabando que saliendo con amigos.

Lucas, tu personaje en 'Los protegidos' te ha dado fama y la posibilidad de ganar dinero a una edad muy temprana. ¿Cómo consigues mantener los pies en el suelo?
Obsesionarse con mantener los pies en la tierra no beneficia a nadie. Sé lo que quiero, sé lo que me importa, no sé el dinero que gano.

¿Te has permitido algún capricho?
No, lo de siempre, nada. Ahora tengo dinero, pero no lo veo. Por suerte tengo a mis padres que están trabajando y en mi casa llega dinero cada mes. Si tengo algún capricho, lo hablo con ellos, si tienen dinero y es razonable lo que pido, me lo dan.

¿Te gusta la moda?
Sí, pero tengo mi estilo. Llevar una cosa que se pone todo el mundo me cansa, me aturrulla y me parece poco original. Me gusta juntar distintos estilos. Llevo ropa con la que me siento cómodo y con la que me veo bien.

Utilizando los poderes que tienes en la serie, ¿en qué habitación te gustaría colarte?
En un estudio de grabación de música y que me dejaran un día solo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario