jueves, 21 de enero de 2010

CAPITULO 3 DE LOS PROTEGIDOS - LOS NIÑOS NO DICEN MENTIRAS


La llegada de Silvestre a la casa de la familia Castillo no ha sido una grata sorpresa para todos. Lucía intuyó desde el principio que algo iba mal y advierte a su nueva familia que el hombre que se hace llamar Silvestre y dice ser su padre, no lo es en realidad.
La identidad del nuevo inquilino se descubre y moviliza a todos los miembros de la casa. Lucas es un niño con poderes de transformación a través del que Jimena intenta descubrir el paradero de su hija. Y en casa de los Castillo sigue reinando el caos.

Los vecinos, siempre inoportunos, conciertan una cena inesperada con toda la familia y la familia tiene que improvisar sus afectos y los lazos que los unen. Todos tendrán que aprender, deprisa y corriendo, las aficiones, gustos, experiencias, de los que hasta hace poco eran unos perfectos desconocidos. Lo que parece una relajada cena se convierte en un examen sorpresa. Justo lo que odia Culebra, los exámenes. Por eso y, por su carácter independiente, seguirá chocando con su hermana Sandra hasta que salten chispas. Y es que en esta familia, todo lo que pasa, parece mentira…

No hay comentarios:

Publicar un comentario